Deporte Sazonado

Archive for the ‘Sudáfrica 2010’ Category


[tweetmeme] Quizás no sea la final más esperada, pero sí la más justa la que enfrentará mañana a España, con su  paciencia infinita para buscar el gol, ante una Holanda poco  convincente pero a la que, para ganar, le bastan las proezas de sus dos hombres claves, Wesley Sneijder y Arjen Robben.

Vicente Del Bosque, tras la caída en el debut ante Suiza,  tuvo palabras valientes y a la vez proféticas: “Es en este  momento cuando menos que nunca debemos renunciar a nuestro juego  y a nuestra manera de atacar, porque estamos convencidos de que  ésa es la única propuesta para enaltecer este juego”.

Tuvo razón: aún con dificultades ante defensas bien  plantadas, y pese al escaso aporte del esperadísimo Fernando Torres, España enhebró una serie exitosa (Honduras, Chile,  Japón, Portugal) hasta eliminar a Alemania, la gran favorita.

“Nos escondieron el balón, no lo vimos nunca”, se lamentó el DT alemán, Joachim Low, después de aquella derrota por 1-0.

Holanda transitó caminos diferentes: llega tras haber ganado los ocho partidos clasificatorios y los seis del Mundial, senda en la que se reveló una máquina de lograr resultados, cínica y práctica, con límites defensivos, confiada ciegamente en los  arrestos geniales de Sneijder y de Robben.

España, en cambio, es una máquina de juego, que dominó a todos sus adversarios sin dejarse ganar nunca por la ansiedad cuando, con cierta frecuencia, encontraba obstáculos para concretar en la meta rival sus indiscutibles dominios del territorio y del trámite.

Hasta en la idiosincracia sus protagonistas son profundamente diferentes, con los españoles que parecen integralistas de su propuesta futbolística, tanto están imbuídas de ella, pero que también son capaces de vincularla con la dura cotianeidad de hoy: “Ganar ayudaría a nuestra gente a olvidar por un momento la crisis”, se empeñó el arquero Iker Casillas.

Los holandeses, en cambio, no son los excéntricos melenudos de Johan Cruyff, bautizados con el nombre del filme la “Naranja  Mecánica” y que hablaban de Vietnam, de un rock con contenido social, de hambre en el mundo y de la necesidad de que los  futbolistas comunes (no las estrellas) ganasen más.

Parecen comunes burgueses con las cufias del iPod en las  orejas, que viven en armonía, respetan al técnico Bert Van Marwijk (no lo hacían con Marco Van Basten) y parecen  indiferentes a todo lo que no tenga que ver con su trabajo: una clave que se evidencia en su juego lineal y simple, nada que ver con aquella orquesta de 1974 que hizo enamorar al mundo.

Es una final “europea” entre dos selecciones que nunca ganaron un Mundial, pero que tiene una trascendencia técnica y emotiva que escapa al Viejo continente, pues en definitiva se trata de un choque que hurga en la esencia y en las razones de ser del juego más hermoso que se conozca.


[tweetmeme] Holanda intentará conseguir este domingo su primera Copa del Mundo, pero para lograrlo tendrá que superar, además de a España, el “trauma mundialista” que arrastra después de dos finales perdidas.

No resulta extraño por eso que los “oranjes” prefirieran verse las caras en el Soccer City de Johannesburgo con Alemania, ganadora de la final en 1974, o con Argentina, que cuatro años más tarde volvió a arrebatarles un Mundial en el último partido.

“¿Qué mejor rival para Holanda que un equipo al que le debe su trauma con los Mundiales?”, se preguntó el comentarista deportivo Robert Misset. “Con España no tenemos ninguna rivalidad”.

Naturalmente, un triunfo ante “La Roja” valdría también como ajuste de cuentas con el pasado.

Y permitiría cobrarse una revancha indirecta como la soñada por el director de la Federación de Fútbol Holandés, Henk Kesler: poner carteles en la frontera de las autopistas provenientes de Alemania con la leyenda: “Usted está ingresando en el país del nuevo campeón del mundo!”.

Algo parecido se hizo ya tras la Eurocopa 1988 ganada por Holanda.

Hay otro motivo por el que los holandeses habrían preferido otra rival en la final. El entrenador alemán, Joachim L w, lo explicó en pocas palabras: “España será campeón del mundo”, dijo adoptando por un momento los dones proféticos de su célebre compatriota, el pulpo Paul.

Sus palabras tras la derrota alemana en semifinales se reflejaron en los diarios de toda Holanda y dieron un nuevo motivo, como si ya hubiese habido pocos, para desear ganar la final a toda costa.

A diferencia de los españoles, que confían en que una victoria sirva también para paliar la mala situación de su economía, este punto no cuenta en absoluto para los holandeses.

La situación en el país de los tulipanes es considerablemente mejor que en la mayoría de socios europeos, el gobierno ha sabido capear la crisis y la tasa de desempleo sigue entre las más bajas del mundo.

Pero la frustración histórica de haber estado en dos ocasiones a un paso de lograr la copa y de seguir sin saber aún hoy cómo se siente haber ganado un Mundial es suficiente estímulo para el equipo de Bert van Marwijk.

“Hay que ganar la copa, no importa cómo”, dijo Mark van Bommel en una entrevista con el diario “De Volkskrant”, dejando claro hasta qué punto el equipo tiene una deuda con el pasado.

“Es verdad que a Holanda se le debe un Mundial después de lo sucedido en 1974 y 1978, pero aquí nadie está para regalar nada”, dijo hoy en España el mítico Johan Cruyff en referencia a las finales perdidas esos años por los “oranjes” contra Alemania y Argentina, respectivamente.

“Si uno le preguntara a los hombres de 1974 qué preferirían: si ganar o ganarse elogios por hacer un juego bonito,  ¿qué responderían?”, dijo Van Bommel, dejando en el aire una clara respuesta.


Por Marcelo R. Androetto

El uruguayo Diego Forlán (izquierda), y el alemán Miroslav Klose, tratarán de guiar a sus equipos hacia la conquista del tercer lugar del Mundial de Sudáfrica. Foto: FIFA

[tweetmeme] El último sábado de cada Mundial hay una cita indeseada entre los perdedores de las semifinales. Nadie quiere jugar el partido de los deprimidos. Con la nostalgia por no estar en el partido del domingo y las valijas ya listas por volver a casa.

La historia se repite hoy en Port Elizabeth, sede del partido por el tercer puesto de Sudáfrica 2010 entre Uruguay y Alemania. Y desde temprano las postales que entregó la ciudad portuaria sobre el Océano Indico dejaron en claro que la “pequeña final” está a más de 1.300 kilómetros de la de mañana en Johannesburgo entre España y Holanda.

Desde temprano se vio a algunos hinchas de ambos países paseando por el costado del mar, sacando fotos y con medido entusiasmo, con el alma herida por la final que quedó tan cerca y a la vez tan lejos, más allá de que para los uruguayos haber llegado con vida al último fin de semana del Mundial tiene más ribetes de hazaña que de fracaso.

Port Elizabeth, con sus inexistentes edificios altos y su vida pausada de ciudad balnearia, no desentona con este sábado que podría dar letra para un “blues”. Apenas unos 200 periodistas dan fe en una sala de prensa pueblerina de que el partido por el premio consuelo se está por jugar.

En definitiva, la tranquilidad de sus habitantes congenia con este penúltimo capítulo mundialista, una página que todos quieren dar vuelta rápido para ver mañana a españoles y holandeses luchar por la gloria verdadera.


España está a un paso de la gloria en el Mundial de Sudáfrica.

[tweetmeme] La selección española siguió haciendo historia tras lograr este miércoles superar la mejor clasificación jamás conseguida por la Roja en un Mundial, al clasificarse para la final de Sudáfrica-2010 tras ganar 1-0 a Alemania.

La generación de oro del fútbol español puede presumir ya de haber superado el cuarto puesto logrado por la Furia Roja en el Mundial de Brasil-1950, la mejor clasificación lograda hasta el momento por España en estos torneos.

Hubo que esperar 60 años para que la España de los Xavi Hernández, Iker Casillas o Andrés Iniesta rompiera el récord de los Telmo Zarra o Antonio  Ramallets, a la espera de lo que ocurra en la final, donde España podría alcanzar el cielo si logra imponerse a Holanda el domingo en el estadio Soccer  City de Johannesburgo.

La mejor clasificación lograda por España antes y después de 1950, hasta  este miércoles, había sido un quinto puesto, como el que logró en Italia-1934, el primer Mundial que jugó, donde cayó en cuartos de final ante la Azzurra, en dos partidos.

En el primero se registró una igualada (1-1), mientras que en el segundo, que servía de desempate, Italia ganó 1-0.

España tuvo que esperar hasta el Mundial de 2002 de Corea y Japón para volver a terminar en quinta posición, tras caer de nuevo en cuartos de final contra los anfitriones surcoreanos en los penales.

Los surcoreanos marcaron sus cinco lanzamientos y sólo falló el suyo el español Joaquín Sánchez.

Estas tres actuaciones fueron lo más cerca que España ha estado de la gloria en sus doce participaciones mundialistas, en las que también logró quedar entre los diez primeros en otras seis ocasiones.

En Inglaterra-66, con el equipo que había ganado la Eurocopa en 1964, cayó en primera ronda y terminó en décima posición, la misma que en Argentina-1978 y en Italia 1990.

En Estados Unidos-1994 cayó en cuartos 1-0 ante Italia quedándose en octava posición, una más que la séptima posición conseguida en México-1986 y una menos que la novena posición conseguida en el último Mundial de Alemania 2006.

Su peor actuación se registró en Francia-1998, cuando quedó 17 al caer en primera ronda, mientras que en 1982, en su Mundial español, acabó 12 , la misma clasificación que obtuvo en Chile-1962.


Alemania sueña con el tetracampeonato, mientras España busca la gloria en Sudáfrica.

[tweetmeme] Las Selecciones de fútbol de Alemania y España tienen algo en común: iniciaron en Durban su participación en la Copa del Mundo Sudáfrica y cuando este miércoles se escuche el silbatazo final, una de ellas partirá de aquí a casa.

Es algo de lo poco que hace similar a ambas selecciones que se enfrentan este miércoles, por el pase a la final del Mundial, porque por lo demás son totalmente diferentes.

El conjunto teutón goza de un mayor potencial ofensivo y en el ataque tiene una mayor participación, mientras que la Furia Roja, es de victorias con marcadores más reducidos.

En el aspecto de la defensiva Alemania tiene tres goles recibidos y una derrota, mientras que España, en su debut en el torneo, tiene dos goles en su contra y una derrota.

El equipo de Joachim Low goza de una mayor producción de goles al sumar tres encuentros, con cuatro tantos anotados, mientras que el dirigido por Vicente del Bosque, sólo ha triunfado en dos ocasiones al marcar dos goles.

Esa fabricación de goles alemanes, indica que no tiene una dependencia porque en la patente hay varios nombres encabezados por el de Miroslav Klose y Thomas Mueller, con cuatro cada uno, Lukas Podolski (dos), Cacau, Mesut Ozil y Arne Friedrich (uno).

El ‘problema’ para Low es que Mueller está suspendido y obviamente no jugará este miércoles y Cacau está en observación, con una tendencia para cuando empiece a rodar el balón.

En cambio, la Furia Roja vive de una dependencia de David Villa, el líder goleador del Mundial con cinco goles, de los cuales dos marcó a Honduras, uno a Chile, otro a Portugal y uno más a Paraguay.

El otro tanto que contabiliza España en este Mundial es autoría de Andrés Iniesta.

Es en el segundo tiempo cuando más goles han anotado los germanos, con ocho tantos, lo que refleja su mejor condición física, por cinco en los primeros 45 minutos.

Los de la Furia Roja, han anotado igual que en los primeros que en los segundos 45 minutos, con tres y tres.


Gio anotó un golazo ante Uruguay y condujo a Holanda a su tercera final mundialista.

[tweetmeme] De la mano de sus astros Wesley Sneijder y Arjen Robben, Holanda venció a Uruguay por 3-2 en Ciudad del Cabo y clasificó a la final de Sudáfrica 2010, en la que buscará alzarse con su primer título mundial tras dos intentos fallidos.

Giovanni van Bronckhorst abrió el marcador con un remate de media distancia para los holandeses, a los 18 minutos, y Diego Forlán, por idéntica vía, empató transitoriamente a los 41′. Pero el equipo del entrenador Bert van Marwijk sacó ventaja con los tantos de Sneijder y Robben, a los 70′ y 73′ respectivamente. En tiempo suplementario, Maximilano Pereira descontó para Uruguay.

El domingo, en el Soccer City de Johannesburgo, Holanda se medirá con el ganador de la semifinal que disputarán mañana en Durban España y Alemania. Los “naranjas” nunca fueron campeones mundiales, ya que perdieron las finales de Alemania 74 y Argentina 78, por lo que 32 años después buscarán que la tercera sea la vencida.

El acceso a la final de Holanda asegura además que por primera vez un equipo europeo conquiste el título en un Mundial fuera del continente y que Europa aventaje además a Sudamérica en el palmarés, con diez títulos sobre nueve.

Uruguay, en tanto, se quedó en las puertas de meterse en una final tras 60 años y de reeditar las viejas glorias de sus títulos mundiales de 1930 y 1950.


por Sebastian Fest

[tweetmeme] Uruguay-Holanda el martes en Ciudad del Cabo y Alemania-España el miércoles en Durban: tras las debacles de grandes como Brasil, Argentina, Inglaterra, Italia y Francia, Sudáfrica 2010 ya tiene a sus cuatro candidatos al título.

Alemania: una tricampeona rejuvenecida que está sorprendiendo con el fútbol menos “alemán” que se le recuerde, una sucesión de toques, triangulaciones y sutilezas que la llevaron a sumar ocho goles en sus últimos dos partidos ante Inglaterra y Argentina.

España: una campeona de Europa que, tras comenzar con una más que inesperada derrota ante Suiza, está demostrando que además de fútbol tiene coraje. Está entre los cuatro mejores por primera vez en 60 años.

Holanda: dos veces frustrada en finales, tumbó a Brasil y ahora cree que todo es posible. A sus cualidades “holandesas” de toda la vida le sumó unas gotas de “pragmatismo” que le están rindiendo frutos.

Uruguay: el viejo campeón que tras sufrir en las eliminatorias regresa a unas semifinales tras 40 años de espera. Bicampeón mundial gracias a los lejanos 1930 y 1950, tiene en Diego Forlán a un delantero excepcional y viene demostrando que es, sobre todo, un equipo.

“Ha sido el partido más difícil que hemos jugado”, admitió hoy tras el 1-0 sobre Paraguay el goleador David Villa, que sumó un nuevo tanto y acumula cinco para situarse al frente de la tabla de anotadores del Mundial.

“A partir de aquí, ganar fácil es imposible”, dijo Villa ya pensando en Alemania, que volaba de regreso a su concentración en las afueras de Pretoria mientras los de Vicente del Bosque consumaban su pase a semifinales.

Bert van Marwijk, el seleccionador holandés, elogió hoy a su rival del martes en el estadio Greenpoint de Ciudad del Cabo.

“Son peligrosos, son luchadores, son unos artistas de la supervivencia. Me gusta la forma en la que juegan”, aseguró.

Y Uruguay, que conmovió a un país apasionado por el fútbol como muy pocos en el mundo, confía pese a que llegará con importantes bajas ante Holanda, entre ellas la del goleador Luis Suárez, héroe del triunfo ante Ghana. El central Diego Lugano, capitán del equipo, está en duda por un esguince de ligamento interno en la rodilla derecha.

“Holanda no pierde partidos. Será difícil, pero no imposible”, reconoció hoy el entrenador, Oscar Tabárez, para el que los europeos son los favoritos.

Pero nada le suena imposible al Uruguay de Tabárez, que, para graficar su fe en luchar hasta el final, incluso sin piezas clave, dejó una frase que sintetiza como pocas su pensamiento: “Atrás mío hay futbolistas”.

El Mundial ya es cosa muy seria: noche de martes en Ciudad del Cabo y noche de miércoles en Durban. Tras esos dos duelos, sólo dos podrán seguir soñando.


David Villa (7) anotó un gol y España hizo historia en Sudáfrica. Foto: FIFA

[tweetmeme] La selección española de fútbol terminó el sábado con el sueño de Paraguay al ganarle 1-0 y convertirse en el último clasificado a las semifinales de la Copa del Mundo en un partido en el que se erraron dos penales.

De hecho, fue David Villa quien le dio la clasificación a España con un tanto a los 83 minutos. Ahora, el campeón de Europa se medirá en semifinales con Alemania, que más temprano el sábado vapuleó 4-0 a Argentina.

Paraguay sorprendió en el inicio presionando en la salida a España, que tras algunos minutos de dudas comenzó a dominar progresivamente el balón. Los sudamericanos crearon las primeras opciones de gol, aunque no fueron muy claras.

España mostró muchas imprecisiones y el balón nunca le llegaba limpio a los delanteros Fernando Torres y David Villa.

Pese a que mostraba intenciones en ataque, cuando Paraguay perdía la pelota rápidamente formaba dos líneas de cuatro para proteger su área.

La primera situación clara de España fue a los 29 minutos, cuando Xavi remató apenas por arriba del arco desde fuera del área.

Progresivamente España se fue acercando al arco rival y aprovechando las faltas que cometía Paraguay, pero el campeón de Europa chocaba una y otra vez contra la sólida zaga de los sudamericanos.

España tuvo un 59 por ciento de posesión del balón en la primera etapa, pero nunca logró transformar ese dominio en situaciones claras para marcar.

Paraguay volvió a mostrar sus intenciones en ataque desde el comienzo de la segunda parte, pero España salió mucho más decidida aunque volvió a mostrar problemas para crear opciones de gol.

Iker Casillas le atajó un penal a Oscar Cardozo a los 59 minutos tras una falta de Gerard Piqué sobre el veterano atacante. En la jugada siguiente, Antolín Alcaraz le cometió falta a David Villa.

Xabi Alonso convirtió pero el árbitro hizo repetir la ejecución. La segunda vez, a los 62, Justo Villar tapó el remate al mediocampista para mantener el partido sin goles, aunque cometió un penalti sobre Cesc Fábregas que el árbitro no vio (como muchas otras jugadas en ambos bandos).

A los 63, Villar tapó un gran remate de Piqué. Xavi remató apenas desviado un tiro libre a los 71 minutos y otra vez a los 74 desde el borde del área.

Finalmente Villa abrió el marcador a los 83, al rematar una jugada en la que el recién ingresado delantero Pedro había dado un pelotazo en un poste de la valla de Villar tras un pase de Iniesta.

Iker Casillas salvó a España a los 88 con una doble atajada ante los recién ingresados Lucas Barrios y Roque Santa Cruz, y de seguro esta noche millones de españoles dormirán con una sonrisa: por vez primera España está en una semifinal, además de que Europa logró colar tres equipos en la lucha por la Copa.

La única esperanza de América ahora reside en siete letras: Uruguay.


Müller (3) anotó el primer tanto en la goleada que Alemania propinó a Argentina en los cuartos de final del Mundial. Foto: FIFA

[tweetmeme] Por obra de Alemania, la Argentina de Diego Maradona y Lionel Messi quedó sumergida este sábado en un caos: eliminada y por goleada.

Y es que Alemania vapuleó sin piedad 4-0 en los cuartos de final de la Copa Mundial de fútbol a una Argentina que simplemente no fue la misma, o quizá era la que muchos querían ver: presionada al máximo por un rival de igual potencia.

La debacle inició temprano, con Thomas Müller encajando entre las redes un servicio de Schweinsteiger a los tres minutos, el gol más rápido que le anotan a Argentina en la historia de los Mundiales. Miroslav Klose aumentó a los 68, Arne Friedrich metió el tercero a los 74 y Klose le puso candado al partido a los 89.

Klose, quien jugó su partido número 100 con la selección, llegó así a los 14 goles en copas mundiales y quedó a uno de empatar el récord de Ronaldo, quien encabeza la tabla histórica con 15.

Klose quedó igualado en el segundo lugar de la tabla con Gerd Muller, el máximo goleador de Alemania en copas mundiales.

El alemán desperdició otra ocasión dorada al tirar alto desde corta distancia en el primer tiempo.

Argentina falló en su primer objetivo que era garantizar la posesión de la pelota y Lionel Messi no fue capaz de torcer él solo la historia.

Casualmente hace unos días me hice una pregunta que hoy respondió el terreno de Ciudad del Cabo: ¿Se irá Messi sin goles del Mundial? Pues así fue, el mejor jugador del mundo no pudo superar la presión, y para los creyentes quizá hubo hasta un poco de mala suerte, por qué no.

La Pulga del Barcelona desaprovechó un gran escenario para lucirse como el mejor jugador del mundo, aunque en su descargo vale aclarar que lo dejaron solo, completamente solo para encarar a Alemania desde más de 70 metros casi siempre.

Mesut Ozil, en cambio, es poco conocido fuera de sus fronteras y se presentó a lo grande en el fútbol de alto nivel. A Ozil ya lo van a conocer.

Ahora una breve síntesis:

Cuando el partido recién asomaba, Alemania se puso en ventaja con un cabezazo de Mueller, quien se anticipó a la marca de Nicolás Otamendi y Martín Demichelis, muy flojos de reflejos.

Sin poder digerir ese mazazo, los argentinos soportaron a partir de entonces una avalancha de ataques y replicaron con balas de fogueo.

«Sabíamos que nos iban a complicar con pelota parada y que después de contraataque nos iban a agarrar”, comentó el argentino Carlos Tevez justo al final del partido.

Messi, Tevez y Gonzalo Higuaín fueron socios en el desconcierto, mientras Javier Mascherano se debatía solo en el medio, un sector de la cancha que era monopolio de Alemania, con la sagacidad de Ozil y el empeño de Schweinsteiger.

A cada ataque alemán, los argentinos quedaban como poste, como ocurrió cuando Klose pasó como rayo y apenas la tocó larga para Lukas Podolski, quien entraba al área argentina sin pedir permiso.

Una muestra del desconcierto argentino se dio cuando Maradona cambió de posición a los volantes: Maxi Rodríguez pasó a la izquierda y Di María a la derecha, donde nunca logró acomodar su perfil de zurdo. Todo siguió igual.

Y tan desconcertado como el equipo estaban los millares de argentinos en el estadio Green Point, que apelaron a un peculiar canto para alentar:

“Vamos, Argentina, ponga hue…(fuerza) que ganamos”. Ya que no se le podía pedir buen fútbol, a los jugadores se les pedía supremo esfuerzo.

El segundo gol se insinuaba, pero no llegaba.

Así ocurrió antes de la media hora cuando el imparable Muller se metió por la derecha y se la puso para el gol a Klose, quien desde el punto penal la mandó a las nubes. Nadie podía creer lo que se perdió Klose. Ni él tampoco.

De a poco, Argentina empezaba a salir de su desconcierto y estuvo a tiro del empate con un zurdazo de Higuaín que atrapó Manuel Neuer.

Pero cada contragolpe alemán era un suplicio para Argentina, que en el descuento tuvo otra a su favor cuando Messi recibió un rebote y tras amagar un pase disparó por sobre el travesaño.

Quizás tocada por las arengas emotivas de Maradona, Argentina salió en el complemento con otra actitud y de entrada un remate de Di María superó la estirada de Neuer y acarició un palo.

Aunque sufrió por algunos contragolpes, Argentina se plantó entonces en campo alemán, Messi jugó más adelantado y se encontró más y mejor con sus aliados Tevez e Higuaín.

Un remate de Tevez que pegó en Mertesacker cuando tenía destino de gol y otro de Higuaín que atajó el arquero, fueron claros avisos que Argentina podía revertir su destino.

Más primero Klose solo y sin arquero tras pase de Podolski y luego Friedrich tras una sensacional apilada de Schweinsteiger dentro del área, liquidaron a los argentinos.

Entre gol y gol, Maradona sacó a un defensor, Otamendi, para poner al volante ofensivo Javier Pastore.

Y de nada le sirvió porque Klose metió el cuarto para dejar a su equipo en las semifinales, cuyo otro rival saldrá del duelo de más tarde entre España y Paraguay.

Seamos honestos: este fue el primer partido «exigente» para Argentina en todo el Mundial, y no se vieron a la altura requerida. Antes, las tres victorias de la fase de grupos y el polémico partido ante México sinceramente no me convencieron.

Los albicelestes estaban nerviosos desde el inicio, aún más luego del gol de Muller. Y aunque intentaron hacer la diferencia en el segundo tiempo, con Argentina arriba todo el tiempo hasta el minuto 67, cuando Klose remató el Jabulani a las redes, Argentina se fue a casa en espíritu… y Diego se quedó con las ganas de correr desnudo por Buenos Aires.

La salida de Brasil el viernes, y ahora la de Argentina, dejan a América solamente con Uruguay y Paraguay para luchar un título que hace apenas unos días se veía casi en las manos del nuevo continente, por el dominio Sudamericano antes del inicio de los cuartos de final.


Felipe Melo

El brasileño Felipe Melo (5), cabeceó involuntariamente el primer gol de Holanda ante Brasil en los cuartos de final del Mundial, dijo este sábado la FIFA.

[tweetmeme] La Federación Internacional de Fútbol  (FIFA) informó este sábado que atribuyó al holandés Wesley Sneijder el primer gol de su equipo en la victoria de la «Naranja Mecánica ante Brasil (2-1) el  viernes, en cuartos de final de Mundial de Sudáfrica-2010.

El gol en el minuto 53, que subió en el marcador para igualar la contienda entre brasileños y holandeses, salió de las botas de Sneijder, pero fue atribuido en un principio como tanto en contra de Felipe Melo, de la selección «canarinha».

Sneijder realizó un potente disparo desde la banda derecha que cabeceó  Felipe Melo ligeramente de manera involuntaria, batiendo a Julio Cesar.

La FIFA explicó que Melo no tocó el esférico cambiando de manera radical la dirección de la pelota, por lo que el gol fue atribuido al centrocampista del equipo holandés.

“Los disparos que van a puerta y rebotan en un defensa, o los disparos que golpean la madera del arco y rebota en un defensa o en el portero deben considerarse un gol en propia meta, pero en este caso, en el primer gol de Holanda ante Brasil, el Grupo Técnico de Estudios decidió atribuirlo al jugador”, según un comunicado de la FIFA.

Sneijder marcó de cabeza el tanto de la victoria de la selección de Holanda  ante Brasil, en el minuto 68, pasando a sumar cuatro dianas en el torneo, las mismas que el punta argentino Gonzalo Higuaín, el eslovaco Robert Vittek y el español David Villa.


Archivos

Ayúdame a regar la voz

Bookmark and Share

¿Cuándo escribió?

julio 2017
L M X J V S D
« Mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 36 seguidores

¿Quién soy?

Nací en 1983. Amante de todas las nuevas tecnologías, el periodismo, la fotografía y los deportes.

Periodista desde el año 2007. Trabajo en el diario cubano Juventud Rebelde.

En 2009 abrí este blog, y si al principio fue un hobby, es hoy un lugar muy importante dentro de mi hacer.

El resto de las cosas que quieras saber, aquí estoy para respondértelas. Recibe mis agradecimientos, porque si estás leyendo esto, sé que al menos visitaste mi bitácora. Ojalá te quedes para siempre. Si no, que la vida siempre te sonría. De lo contrario, siempre sonríe tú.

En la blogosfera

Bitacoras.com votar

Mi PageRank

Mi Twitter

Total de Visitantes

  • 177,199 hits
A %d blogueros les gusta esto: